Noticias

Rubén Darío: el Príncipe de las letras castellanas

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Universia

Considerado como el “Príncipe de las letras castellanas” o el “Walt Whitman de América”, el nicaragüense Rubén Darío fue afamado por su poesía, aunque también se dedicó a la diplomacia y al periodismo, actividad que fue su principal fuente de sustento.


Rubén Darío nació en Metapa (ahora ciudad Darío) un 18 de enero de 1867. Sus padres lo bautizaron con el nombre completo de Félix Rubén García Sarmiento y su infancia y adolescencia la pasó en ciudad de León, que era por aquel momento una ciudad universitaria y centro cultural de Nicaragua.


Aunque su primer apellido era García, su familia paterna era reconocida por el apellido Darío, tal como el propio poeta lo narra en su biografía “Rubén Darío, Autobiografía”: “Según lo que algunos ancianos de aquella ciudad de mi infancia me han referido, uno de mis tatarabuelos tenía por nombre Darío. En la pequeña población conocíale todo el mundo por don Darío; a sus hijos e hijas, por los Daríos, las Daríos. Fue así desapareciendo el primer apellido, a punto de que mi bisabuela paterna firmaba ya Rita Darío; y ello, convertido en patronímico, llegó a adquirir valor legal; pues mi padre, que era comerciante, realizó todos sus negocios ya con el nombre de Manuel Darío”.


Es justamente en ciudad de León dónde Rubén Darío fue reconocido desde temprana edad como el “poeta niño” debido a su destreza para escribir versos plasmada en sus colaboraciones en la revista cultural de la ciudad “El Ensayo”; aunque su primera publicación fue una elegía titulada “Una lágrima”, la que apareció en un periódico llamado el Termómetro de la ciudad de Rivas cuando el pequeño Darío tenía 13 años.


Años más tarde esta fama inicial se esparciría al punto de ser considerado el poeta de mayor influencia en la poesía del siglo XX en habla hispana y máximo representante del modernismo en este idioma; cualidad con la que ganaría el apodo de “Príncipe de las letras castellanas”. 


El poeta fue criado por sus tíos abuelos Félix y Bernarda, a quienes llegó a considerar como sus verdaderos padres ya que el contacto con sus padres era muy escaso: su madre vivía en Honduras y a su padre lo llamaba “tío Manuel”. Según reseñan sus biógrafos, el pequeño Rubén firmaba sus deberes escolares como Félix Rubén Ramírez, dejando constancia la filiación de primer grado que sentía por su tío abuelo.


Primeras lecturas e influencias en su escritura

Según las palabras del mismo Darío publicadas en su Autobiografía la lectura fue una actividad que desde niño le atrapó. “Fui algo niño prodigio. A los tres años sabía leer; según se me ha contado”, reseña. Entre los primeros libros que leyó están El Quijote, Las mil y una noches, la Biblia, las obras de Moratín, los Oficios de Cicerón y la Corinne de Madame de Staël.


Según el filólogo español Teodosio Fernández, en los primero versos de Rubén Darío predominan las influencias de poetas españoles de la época como Zorrilla, Campoamor, Núñez de Arce y Ventura de la Vega; aunque más adelante su interés se volcó hacia los franceses como Víctor Hugo y demás poetas románticos para virar después hacia los parnasianos como Théophile Gautier, Leconte de Lisle,Catulle Mendès y José María de Heredia y terminar de definir su estética con su admiración por los simbolistas, tales como Paul Verlaine. También reconoció su admiración por escritores como Lautréamont, José Martí, Edgar Allan Poe, Walt Whitman o Gustavo Adolfo Bécquer.



Algunas obras de Rubén Darío


En poesía en sus primeras ediciones:

- Abrojos, publicado en el año 1887
- Rimas, también del 1987
- Canto épico a las glorias de Chile, 1887
- Primeras notas, 1888
- Azul, 1890. Es su primer libro modernista donde combina la prosa y la poesía. Este libro representa el inicio del cambio y comienzo de su experimentación literaria.
- Prosas profanas y otros poemas, 1896
- Cantos de vida y esperanza. Los cisnes y otros poemas, 1905
- Oda a Mitre, 1906
- El canto errante, 1907
- Poema del otoño y otros poemas, 1914
- Lira póstuma, 1919


Prosa en sus primeras ediciones:

- Los raros, 1896
- España contemporánea, 1901
- Peregrinaciones, 1901
- La caravana pasa, 1902
- Tierras solares, 1904
- Opiniones, 1906
- El viaje a Nicaragua e Intermezzo tropical, 1909
- Letras, 1911
- Todo al vuelo, 1912
- La vida de Rubén Darío escrita por él mismo, 1913
- La isla de oro,(inconclusa) 1915
- Historia de mis libros, 1916
- Prosa dispersa, 1919


Rubén Darío murió el 6 de febrero de 1916 en León, ciudad donde se crió y donde actualmente descansan sus restos en la catedral basílica de la Asunción. Tenía 49 años de edad y para el final de su vida el alcoholismo le había provocado visibles estragos. Su obra literaria dejó un legado indiscutible para los poetas hispanos, aunque las traducciones a otras lenguas han sido muy escasas. 

"No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria; trabaja, aspira, tiende siempre hacia la altura" R. Darío


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.